La voz de alarma suena otra vez en el Cuerpo de Bomberos de Maracaibo. La falta de respuesta de la Alcaldía ha llevado a 17 funcionarios, entre ellos 14 jubilados por la deuda de sus prestaciones, a emprender una huelga de hambre en las inmediaciones de la Comandancia General, en la avenida 8 (Santa Rita), y que ha sobrepasado las 24 horas de solo ingerir agua desde el martes.

Alexi Rojas, presidente del sindicato de la institución, señaló que es “sumamente grave” la situación en cuanto a la dotación de equipamiento para el cuerpo de bomberos municipal y el funcionamiento de los camiones para socorrer las emergencias.

“Venimos desde hace tres años denunciando la falta de equipos necesario para el trabajo que realizamos en las 18 parroquias de la ciudad. Es sumamente vergonzoso que nosotros que brindamos seguridad no tengamos seguridad para socorrer los llamados de emergencia”, expresó.

Y en un balance que ofreció, Rojas dijo: “Solo está operativo un camión a media máquina. La ambulación está dañada”.

Mientras que Evelio Montiel, teniente coronel y vicepresidente de la Asociación de Bomberos Jubilados de la región, señaló ayer que  en total son 37 oficiales que aguardan por su dinero, algunos desde el 2011. “Cada día nuestro dinero se devalúa más, es menos lo que podemos adquirir con las “cuatro lochas” que nos van a pagar.

El pago  no excede a los 32 millones de bolívares y la alcaldía maneja miles de millones de bolívares”, expuso.

“La ciudadana alcaldesa tuvo que haber tomado previsiones para hacer la cancelación”, subrayó.

En apoyo al grupo de jubilados, Johán Morán, bombero activo con 12 años de servicio, indicó que le preocupaba que algunos de las personas en huelga  presenten problemas como diabetes e hipertensión. Asimismo, expuso que otros oficiales de distintas comandancias recibieron amenazas para no sumarse a la protesta.

Consultado por PANORAMA, el primer comandante  del cuerpo bomberil, Helim Pirela, subrayó que se conformó una comisión con la Alcaldía de Maracaibo  para evaluar y pagar las prestaciones sociales. Especificó que en el caso de los jubilados del 2011, ya se les canceló una parte.

Pirela sostuvo que la municipalidad atraviesa por un déficit presupuestario que ha impedido saldar la deuda y suministrar equipos y herramientas para las labores.

“Reconozco que hay carencias de implementos, mangueras, pero en todos los cuerpos de bomberos también las hay. A pesar de eso, estamos atendiendo todas las novedades, claro con restricciones, por ejemplo de traslados entre hospitales”, aseveró.

En contraste con la versión ofrecida por Rojas, Pirela precisó que cuentan  con dos camiones operativos  y una ambulancia. Adelantó que próximamente la competencia del organismo  pasará a manos del Ministerio de Interior, Justicia y Paz.

El funcionario subrayó que aunque respetaba el  derecho a protestar, no estaba de acuerdo con que cerraran los accesos a la comandancia general donde trabajan cerca de 100 personas.

PANORAMA